¿Cómo se planta un árbol?
24 octubre, 2016
Manzana Malaya Tropical
28 noviembre, 2016
Mi jardín y Mis Limones

Mi jardín no es grande, pero en una esquina creció un árbol de limón, sin que alguien lo regara o cuidara.
Primero un día la casa se inundó de perfume. Lupe comentó que era del árbol de la esquina. Unos ramilletes blancos, llamados azahares.
Cortamos algunos para el ramo de novia de la hermana de Lupe, que se casaba el domingo.
Algunas semanas más tarde, en la cocina aparecieron unos limones. En el super no conseguí ya que en febrero no hay limones.
Bueno, luego los vecinos llegaron y preguntaron por limones del árbol de la esquina, prepararían un tequila y no tenían limones.
Pensé que convendría plantar en mi jardín un árbol de mandarina. Inició produciendo al año y ya hubo para la piñata.
Creo que ahora mi jardín tan pequeño le da más valor a mi propiedad y resulta que mi vecino (el de los tequilas) me ofrece venderme 500metros de su terreno junto al mío. Lo discutí en familia y resulto que ¡sí!, ¡a plazos se podía!. Quitamos la cerca que nos separaba y plante 10 arbolitos injertados con variedades finas.
Eso hace dos años. Ya cosecho “Naranja Washington Roja” que son una ¡Delicia!, “Naranja Old Spice” que da un jugo que todos aprecian, una “Mandarina Murkott” y un “Limón Eureka”, que dan durante todo el año.
Hacia la calle cuelgan unas ramas de “Toronja” y los frutos amarillos se ven desde lejos. También un “Calamondin” que ya llegó con algunos frutos, nunca descansa. Con ellos hago aguas frescas y de un arbolito de “Meiva” preparo una mermelada que alcanza para hacer regalos a las visitas.
Todo esto lo agradezco al Limonero de la esquina.